Nacional

Morena se fractura en el Congreso; disputan presidencia del Senado

Pelean también por dirigencia nacional; Martí Batres y Ricardo Monreal lideran fuerzas opuestas del mismo partido en la Cámara Alta

29/07/2019 06:15  LETICIA ROBLES DE LA ROSA E IVÁN E. SALDAÑA

Morena se fractura en el Congreso; disputan presidencia del Senado

Morena, como partido, no quiere repetir el esquema de tribus que se dio al interior del PRD, el cual desencadenó la desarticulación de ese instituto político.

CIUDAD DE MÉXICO.

La armonía en los grupos parlamentarios de Morena en el Senado y en la Cámara de Diputados se resquebraja ante la disputa que protagonizan cuatro grupos que buscan, por un lado, la presidencia del Senado y, por el otro, la dirigencia nacional.

Sólo faltan cuatro semanas para que Morena defina quién presidirá la Mesa Directiva del Senado.

Una veintena de legisladores apoya que Martí Batres permanezca en el cargo. Mientras que 39 apoyan la propuesta de Ricardo Monreal de nombrar a una mujer.

En tanto, en la Cámara de Diputados las aspiraciones de Mario Delgado y Bertha Luján por la presidencia nacional del partido ha comenzado a mostrar las preferencias de los legisladores en torno a cada uno de ellos.

Aunado a ello, hay morenistas que sostienen que es inaceptable el llamado “agandalle” de la “ley Bonilla”, que amplió de dos a cinco años el periodo de gobierno de Baja California; otro grupo prefiere cerrar filas con su dirigente nacional, Yeidckol Polevnsky, y dejar que sean otros los que se inconformen.

Así, se perfila una conformación de grupos con diferencias importantes al interior del partido y, en consecuencia, de las bancadas.

Relevos cupulares dividen a Morena

Cuatro grupos se disputan el poder partidista a nivel nacional y la presidencia del Senado.

A un año de lograr una victoria electoral que sólo registraba el PRI para contar con la mayoría absoluta en el Congreso de la Unión, la armonía en las bancadas de Morena en el Senado y en la Cámara de
Diputados se tambalea por la disputa de poder de cuatro grupos que buscan, por un lado, la presidencia del Senado y, por el otro, el dominio del partido a nivel nacional.

Pero, además de la lucha por el poder partidista y parlamentario, los morenistas tienen una batalla interna ideológica desde hace tres semanas, pues un grupo visible sostiene que es inaceptable el llamado “agandalle” para que Javier Bonilla gobierne cinco, en lugar de dos años en Baja California, como Ricardo Monreal, Tatiana Clouthier y Mario Delgado; otro grupo prefiere cerrar filas con su dirigente nacional Yeidckol Polevnsky y dejar que sean otros lo que se inconformen, como Martí Batres, quien considera que el Poder Legislativo federal no puede hacer nada al respecto.

A cuatro semanas de que Morena decida a quién impulsará para que presida la Mesa Directiva del Senado a partir del 1 de septiembre, se trazan claramente dos grandes grupos: una veintena que está con Martí Batres para que mantenga el control de la Mesa Directiva y el resto, 39, que cierra filas con su coordinador Ricardo Monreal y que tienen la propuesta de que sea una mujer la que encabece al Senado, lo que ya generó los primeros mensajes mediáticos de Batres para recordar que si él no queda en la Mesa Directiva, la unidad del grupo parlamentario está en riesgo.

En la medida que se acerca el momento en que Morena elegirá formalmente a la presidencia del Senado, los dos bloques en que se divide el grupo parlamentario cierran files con su líder. Mientras Ricardo Monreal se muestra cauto y procura no responder a ataques directos, con el argumento de que respeta la libertad de expresión y no busca confrontación, Martí Batres comenzó a utilizar un mensaje de advertencia para quedarse en la posición que sustenta, al grado que no quiere que haya urnas en la elección y quiere que sea el partido el que intervenga en la vida interna del grupo parlamentario en el Senado.

Y en la Cámara de Diputados, las aspiraciones de Mario Delgado y Bertha Luján por sustituir a Yeidckol Polevnsky en la presidencia nacional de Morena ha comenzado a decantar las preferencias de los diputados federales morenistas en torno a cada uno de ellos.

Así, a pesar de que en Morena no quieren repetir el esquema de tribus del PRD, que a fin de cuentas lo anuló como opción política, sí se perfilan claramente la conformación de grupos con diferencias importantes en el interior del partido y, en consecuencia, de las bancadas en el Congreso de la Unión.

La semana pasada en una reunión privada, Bertha Luján recibió el apoyo de alrededor de una tercera parte de la bancada de 259 diputados morenistas.

“Querida @tatclouthier, lo que habría que preguntarnos es qué experiencia necesitamos hoy para #Morena; ¿Una trayectoria de décadas de lucha honesta junto a @lopezobrador_ ? ¿O una trayectoria de exfuncionario/legislador egresado del ITAM? Plis #NoALosGolpesBajos”, escribió el diputado Javier Hidalgo, quien apoya a Bertha Luján.

Mario Delgado ha expresado que le interesa participar en el proceso, pero esperará a revisar la convocatoria. Además, dijo que iniciará una consulta con la militancia de todo el país para preguntar el rumbo de Morena.

Sus declaraciones tuvieron lugar el pasado 25 de julio, durante una reunión con 113 legisladores federales y locales del partido y aliados, en un hotel cercano a la Cámara de Diputados.

Tambien te puede interesar