Inicio Política Periodista acusa a Trump de violación; él lo niega

Periodista acusa a Trump de violación; él lo niega

Fue en 1995 en el probador de los almacenes Bergdorf

La periodista estadunidense Elizabeth Jean Carroll reveló que Donald Trump la violó en 1995 cuando estaban en el vestidor de una tienda de Nueva York.

Se trata de un extracto de un libro que se publicará en agosto y cuyos avances fueron dados a conocer en un artículo de la revista New York.

Conocida en Estados Unidos por su columna de consejos ‘Ask E. Jean’ en la revista Elle, Carrol detalla que se encontró con Trump en los grandes almacenes Bergdorf de la calle 58 en Manhattan. El dijo “ey, ¡tú eres esa señora de los consejos!”, a lo que ella respondió: “Ey, ¡tú eres el magnate inmobiliario!”.

Tras una breve charla, el ahora mandatario estadounidense le pidió “ayuda” para comprar un regalo a una “chica”, a lo que ella accedió, por lo que comenzaron una ruta por los grandes almacenes, buscando entre bolsos, sombreros, pieles y lencería.

La mujer relata cómo Donald Trump iba haciendo comentarios presumiendo de su riqueza y de que se planteó comprar esos almacenes y que incluso la llamó vieja cuando dijo que tenía 52 años -aproximadamente la misma edad que él-.

Al llegar a la sección de lencería, Donald Trump la instó a probarse una de las piezas, ante lo que ambos juguetearon y ella le pidió que fuera él quien se pusiera la prenda.

Cuando se cerró la puerta del probador, el multimillonario “me embistió, me empujó contra la pared, golpeándome la cabeza muy fuerte, y puso su boca sobre mis labios”, de acuerdo con el relato de la mujer.

Carroll, en shock, actuó riéndose y empujándolo hacia atrás, pero él la agarró y la empujó de nuevo contra la pared y le bajó las medias, asegura.

“Al momento siguiente, todavía vistiendo su atuendo de negocio, camisa, corbata, traje de chaqueta y abrigo, se lo abre, se baja la cremallera del pantalón y, forzando sus dedos alrededor de mi zona íntima, empuja su pene a medias -o entero, no estoy segura- dentro de mí”, narra la periodista.

La mujer asegura que consiguió zafarse y que el encuentro duró unos tres minutos. Dice que “no cree” que Trump eyaculara.

La periodista también responde por anticipado a las preguntas que sabe que este episodio puede propiciar: “¿Lo reporté a la Policía? No. ¿Se lo conté a alguien? Sí, a dos amigas íntimas. (…) ¿Tengo fotos o alguna prueba visual? Las cámaras de seguridad de Bergdorf deben habernos captado en la entrada de la tienda”.

¿Y por qué no lo denunció antes? “Recibir amenazas de muerte, tener que abandonar mi casa, ser despedida, arrastrada por el barro, y unirme a las 15 mujeres que han salido con historias creíbles sobre cómo el hombre las agarró, molestó, menospreció, maltrató, acosó sexualmente y violó, solo para ver cómo ese hombre le da la vuelta, niega, amenaza y ataca, nunca sonó divertido”, concluye.

 

‘Ni la conozco’

Tras enterarse de la versdión, Trump lo negó rotundamente y aseguró que ni siquiera la conoce. Además insinuó que la oposición demócrata está detrás de la denuncia y subrayó que no hay ninguna prueba del supuesto asalto.

“Respecto a la ‘noticia’ de E. Jean Carroll, que afirma que nos encontramos hace 23 años en Bergdorf Goodman: No he conocido a esta persona nunca en mi vida. Está intentando vender un nuevo libro, y eso debería dejar clara su motivación. Debería venderse en la sección de ficción”, dijo Trump en un comunicado.

“Señora Carroll y New York Magazine: ¿No hay fotografías? ¿No hay vigilancia? ¿No hay vídeo? ¿No hay informes? ¿No había ningún empleado de la tienda cerca? Me gustaría dar las gracias a Bergdorf Goodman por haber confirmado que no tienen grabación de vídeo de ese supuesto incidente, porque nunca ocurrió”, afirmó.

También arremetió contra la revista New York, que definió como una “publicación en vías de extinción”, por “intentar promocionarse mediante la difusión de noticias falsas”, una tendencia que consideró “epidémica” entre los medios.