Inicio Coronavirus LOS REPARTIDORES AUMENTAN SU ACTIVIDAD DURANTE LA CUARENTENA

LOS REPARTIDORES AUMENTAN SU ACTIVIDAD DURANTE LA CUARENTENA

Tener una moto y un smartphone con acceso a internet sigue siendo indispensable para ser repartidor. Pero ahora usar cubre bocas y alcohol en gel se suman a la lista de requisitos.

Mantener a su esposa y su hijo de dos años es lo que motivó a Arturo Villagrán a ser repartidor en motocicleta. No tiene un horario fijo. Desde que fue aceptado en la plataforma de mensajería iVoy, él decide cuántas horas trabaja al día.

Villagrán es repartidor desde hace un año. Sus ingresos oscilan entre los 8,000 y 13,000 pesos al mes, según el tiempo que se conecte a la app y a la demanda del servicio. El joven de 28 años cuenta que, antes de la contingencia, sus entregas solían ser documentos o paquetes personales. Ya no es así.

“De cada seis, cuatro son envíos de alimentos. Pero no de restaurantes, sino de familias que se han dedicado a preparar comida para salir adelante. Ahora llevo cubrebocas y uso constantemente alcohol en gel que me dan en la oficina, donde también me toman la temperatura. Es la primera vez que percibo en las calles un ambiente pesado y hasta de miedo. Y a la hora de recolectar o entregar, por lo menos el 50% de las personas toma su distancia de mí”, detalla.

Los repartidores juegan un papel fundamental para evitar que más personas salgan a la calle. De acuerdo con Salvador de Antuñano, director de Recursos Humanos de Adecco México, se trata de un puesto en ascenso, a raíz de la cuarentena.

“Hay vacantes que están cobrando mayor relevancia. Los repartidores son un ejemplo. Para postularse, la persona debe demostrar experiencia en servicio al cliente, escolaridad mínima de bachillerato trunco, facilidad para usar un teléfono inteligente y disponibilidad de jornada de cuatro días a la semana. Se les da prestaciones de ley y alrededor de 7,500 pesos mensuales”, comenta.

Sin embargo, en el caso de aplicaciones como iVoy, Rappi o DidiFood, tener una moto y un smartphone con acceso a internet también es indispensable para ser repartidor. Y ahora usar cubrebocas y gel antibacterial se suman a la lista de requisitos.

Álvaro de Juan, CEO de iVoy, asegura que desde que inicio la cuarentena o periodo de Sana Distancia, la demanda aumentó en 70%. Al día están registrando 10,000 servicios, divididos en 3,000 repartidores que se ubican en la Ciudad de México y Guadalajara. Además de comida preparada en casa, incrementó el envío de productos de supermercado y croquetas para perro.

Alejandro Solís, director general de Rappi México, también comenta que se han triplicado los pedidos de alimentos a domicilio. En el rubro de farmacia, la plataforma ha registrado aumentos de más de 100% en marzo, en comparación el mes anterior, mientras que su vertical de pago de servicios ha incrementado en un 50%.

“Estamos viendo el gran impacto que tiene nuestra operación en estos momentos de angustia colectiva. El número de órdenes ha crecido significativamente porque las personas quieren evitar a toda costa acudir a sitios de asistencia masiva donde hay riesgo de contagio”, opina el director.

Los repartidores son facilitadores para satisfacer necesidades básicas. DidiFood ya vivió esta situación en China. Andrea Vidales, gerente de Comunicación de la plataforma asiática en México, narra que meses atrás la empresa se centró en trasladar a más de 100,000 doctores para atender a personas con coronavirus en el país asiático. Asimismo, cambió su forma de operación, sobre todo en las entregas de comida.

“Nos volvimos aliados estratégicos de la Organización Mundial de la Salud. En México, hicimos lo propio con la Secretaría de Salud y, con base en esta alianza, creamos guías de prevención para restaurantes y repartidores. Desde el uso de cubrebocas, lavado correcto de manos, sellado de seguridad en cada paquete, síntomas de la enfermedad y hasta lo que deben hacer si alguien se siente mal” agrega.

Junto con el equipo chino, DidiFood creó un fondo de apoyo para que los repartidores que resulten afectados por el coronavirus continúen recibiendo su ganancia hasta por 28 días. En la actualidad, un repartidor que completa 18 pedidos por día genera en promedio 830 pesos, es decir, cerca de 20,000 pesos al mes, según Vidales.

Entre las medidas para cuidar a los repartidores destaca el cero contacto con el usuario al momento de hacer una entrega, la toma de temperatura constante, consultas médicas gratuitas, alcohol en gel, cubrebocas y acceso a información preventiva para cuidar de sí mismos y de los suyos, al regresar a casa.