Inicio Sociedad Covid-19 y el viacrucis para comprar un tanque de oxígeno

Covid-19 y el viacrucis para comprar un tanque de oxígeno

Antes de que salga el sol, en los pocos negocios que se dedican a la venta de tanques de oxígeno, ya se observan las largas filas

Desde las 5:00 horas, una larga fila ya se observa una tienda comercial que se dedica a la venta de tanques de oxígeno, gases medicinales, entre otros artículos. Debido al incremento de casos por coronavirus en Hermosillo, cientos de personas han acudido durante los últimos días a este lugar para adquirir alguno de los productos e intentar salvar la vida de sus seres queridos.

La angustia se ha vuelto parte de la vida cotidiana de los ciudadanos, pues cada vez un familiar, un amigo o un conocido está contagiado por el Covid-19, el cual ha terminado con la vida más de 900 sonorenses y del que aún no existe cura para los casi 9 mil casos positivos en el estado.

Los respiradores industriales y los tanques de oxígeno son la última esperanza para los pacientes que se han visto afectados de gravedad por el coronavirus, debido a la falta de éstos en los distintos hospitales de Hermosillo y otros municipios, la gente ha salido de sus casas en busca de un aparato que ayude a sus familiares a seguir respirando.

Tal es el caso de Jorge Franco, quien desde las primeras horas del día se encontraba haciendo fila en este negocio, ubicado a las afueras de la ciudad, para poder adquirir un tanque de oxígeno para su suegra, ya que había contraído la enfermedad desde hace días.

“Hay que venir temprano para recibir un turno porque sólo están recibiendo hasta 10 personas diarias, investigamos por Internet y éste fue el único lugar donde encontramos el servicio de la renta del tanque de oxígeno”, mencionó Jorge a El Sol de Hermosillo.

Su suegra Lupita fue diagnosticada con el virus y por indicaciones médicas los familiares deben conseguir un tanque de oxígeno para poder darla de alta en el hospital donde es atendida, por lo que se dieron a la tarea de buscar apoyo para continuar con el tratamiento.

La situación cada vez se vuelve más difícil para los familiares de las personas infectadas, pues las compras de pánico han causado el desabasto de insumos, medicamentos y otros artículos de higiene para combatir el virus.

Por otra parte, la señora María, originaria de Magdalena de Kino, contrajo la enfermedad de coronavirus, por lo que estuvo un par de días internada en el hospital, su estado de salud parecía bueno, sin embargo, la saturación de oxígeno no era normal, por lo que necesitaba conseguir un tanque de oxígeno para sobrellevar la enfermedad. Al no contar con uno propio, sus hijos comenzaron la búsqueda de este por todo el pueblo.

Edith, hija de María, realizó publicaciones en redes sociales para encontrar un tanque para su mamá y ayudarla para seguir su tratamiento desde casa, así que comenzó a investigar lugares donde podría comprar o rentar el artefacto.

“Yo había ido el domingo a Hermosillo, entonces me llamó mi papá para decirme que el lunes daban de alta a mi mamá y que era urgente el oxígeno, ese mismo día busqué lugares de venta o con mis conocidos para ver si alguien me podría ayudar”, manifestó Edith en entrevista.

La renta de los tanques de oxígeno puede variar entre 4 mil o 5 mil pesos, pero si quieren con oxígeno ya incluido, se suman otros 1,400 pesos; si ya tienen un tanque y buscan rellenar, el costo es de 800 pesos.

“Ese mismo domingo por la tarde a mi papá le prestaron un tanque pequeño, estaba vacío y mi hermano consiguió con un conocido de su trabajo uno así pequeño también y lleno, ese lo tenían en Guaymas, así que lo compramos y pagamos para que nos lo llevaran a Hermosillo, un total de 8,000 pesos”, explicó.

on pocas las empresas que se dedican a ofrecer el servicio de llenado o renta de los tanques, por lo que debido a la demanda solamente reciben alrededor de 10 personas con turno para realizar la renta del aparato y con medidas de seguridad reciben a la gente que solamente va por el llenado.

“Estaba desesperada buscando un vaso humificador que le faltaba al tanque, entonces busqué en todas las farmacias de Hermosillo y nada, seguía buscando hasta que encontré, la doctora me llamó para decirme que estaban esperando a que llegara con el oxígeno para darla de alta, entonces me vine a Magdalena con mi tanquecito que aguantaba 3 horas”, relató Edith.

La doctora del hospital le mencionó que el oxígeno debía usarlo durante toda la noche, por lo que siguieron con la búsqueda de un aparato con más duración.

“Un conocido de la familia nos dijo que un pariente tenía un generador de oxígeno y que nos lo podía prestar, en ese momento pudimos respirar, ese aparato toma el aire del ambiente y lo convierte en oxígeno”, explicó.