Inicio Internacional Trump a punto de lograr la paz en Afganistán (I)

Trump a punto de lograr la paz en Afganistán (I)

El presidente Donald Trump dio un paso políticamente atrevido hacia pacificación de Afganistán, que ningún presidente anterior había logrado, incluido, Barack Obama.
En febrero pasado, una delegación del gobierno de Estaos Unidos firmó en Qatar, un acuerdo de paz con el grupo guerrillero, Talibán, con el que estaba en guerra desde la invasión norteamericana de 2001, poco después del ataque a las torres gemelas de Nueva York.
De entonces a la fecha, el ejército norteamericano sufrió alrededor de 2,300 muertes, mientras que Gran Bretaña, el principal aliado de EU, perdió 450 soldados.
De manera indirecta México se ha visto involucrado en esa larga guerra, ya que entre los soldados norteamericanos muertos figuran 100 de origen méxico-americano o mexicano.
De acuerdo a un  reportaje de la BBC de Londres, el Instituto Watson de la Universidad Brown estimó, en un estudio de noviembre de 2019, que más de 43.000 civiles habían muerto, con 64.000 miembros de los cuerpos de seguridad afganos y 42.000 combatientes antigubernamentales.
Ese es el saldo conocido de la intervención militar norteamericana en Afganistán, un verdadero baño de sangre.
El acuerdo se denomina “Acuerdo para lograr la paz es Afganistán”.
En su negociación final intervinieron el representante especial de Estados Unidos para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad, principal negociador de EE.UU. en las conversaciones con los talibanes, y el mulá Abdul Ghani Baradar, principal negociador de los talibanes. El Secretario de Estado Mike Pompeo fue testigo de la firma.
El acuerdo contempla la retirada de «todas las fuerzas militares de  Estados Unidos, sus aliados y socios de la Coalición, incluido todo el personal civil no diplomático, contratistas de seguridad privada, entrenadores, asesores y personal de servicios de apoyo», y el primero paso será la salida  de 8,600 soldados norteamericanos del país, en los primeros 135 días de la firma.
Entre otros puntos, se acuerdo que se iniciarían negociaciones entre el Talibán y el gobierno de Afganistán tendientes a lograr un acuerdo de paz.
Las conversaciones se iniciarían en marzo, pero fueron pospuestas por la pandemia de coronavirus y por la oposición del gobierno afgano a liberar a 5,000 presos talibanes, que fue una de las condiciones que puso el Talibán para iniciar conversaciones con el gobierno de su país,, lo que fue aceptado por el gobierno norteamericano.
Por su parte, la guerrilla Talibán se comprometió a no atacar a las tropas norteamericanas a partir del acuerdo y a impedir que su territorio fuese utilizado por grupos armados hostiles a los Estados Unidos.
Un reportaje del servicio de noticias de la la BBC de Londres, informa que el acuerdo de cuatro páginas establece que los talibanes tomarán medidas «para evitar que cualquier grupo o individuo, incluido Al Qaeda, use el suelo de Afganistán para amenazar la seguridad de Estados Unidos y sus aliados».
Esos pasos incluyen compromisos de que el Talibán instruirá a sus miembros «a no cooperar con grupos o individuos que amenacen la seguridad de Estados Unidos y sus aliados”, y «evitará que cualquier grupo o individuo en Afganistán amenace la seguridad de Estados Unidos y sus aliados», y les impedirá reclutar, capacitar, recaudar fondos y alojarlos, de acuerdo con los compromisos de este acuerdo». (https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-54129218)
Hace unos días, el 12 de septiembre, dieron inicio las impensables negociaciones entre el gobierno afgano y los talibán, las cuales no se sabe cuándo concluirán. Sin embargo, difícilmente el gobierno de ese país se opondrá a una negociación final, pues Estados Unidos, su principal apoyo económico y militar, ya firmó un acuerdo con talibán, por lo que es de esperarse que en poco tiempo haya un acuerdo.
De concluir positivamente esa negociación, el presidente Trump tendrá un triunfo de alto valor que tendrá un impacto importante en la elección presidencial de noviembre próximo.