Inicio Nacional El monstruo petrolero

El monstruo petrolero

La historia de la empresa petrolera Cotemar S.A. de C.V. tiene capítulos dignos de una historia de terror: accidentes mortales, investigaciones por actos de corrupción y nepotismo durante varios gobiernos.

Los dos sexenios anteriores lograron incubar al monstruo alimentándolo con contratos mediante adjudicación directa por 44 mil 399 millones 331 mil 900 pesos.

Ahora, la empresa propiedad de Mario Dávila y María Cristina Lobos, es la compañía que extrae más petróleo del país, solo después de Pemex, y lo seguirá siendo por lo menos hasta el año 2041, ya que el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, dijo que no tocará ni cancelará ningún contrato previamente dado.

No importaron los accidentes mortales en plataformas gestionadas por Cotemar, ni las investigaciones de la Secretaría de la Función Pública (SFP) por pagos indebidos, mucho menos las anomalías detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), ni las recomendaciones a Pemex para que los sancionara, en 2016 se adjudicó una licencia para que el gigante petrolero pudiera explotar cientos de pozos y extraer oro negro en el campo de Cuichapa Poniente, ubicado en el estado de Veracruz.