Inicio Congreso del Estado Advierte diputado Rodolfo Lizárraga sobre la intención de aplicar la iniciativa Mérida...

Advierte diputado Rodolfo Lizárraga sobre la intención de aplicar la iniciativa Mérida en el estado de Sonora

El diputado Rodolfo Lizárraga Arellano, desde la tribuna del Congreso del Estado exigió que no se aplique la iniciativa Mérida en Guaymas ni Sonora, para evitar violación a los derechos humanos y más derramamiento de sangre. 

Ante la amenaza de que está iniciativa se aplique en el puerto, ya que la alcaldesa Sara Valle así lo declaró el pasado 24 de octubre, el diputado por el Distrito XIII realizó un llamado desde el Poder Legislativo para evitar más sangre en las calles de Guaymas. 

Rodolfo Lizárraga, señaló que la iniciativa Mérida en México solo ha causado daños, y las cifras que se manejan de su implementación son 250 mil asesinados, 40 mil desaparecidos y 300 mil desplazados, de acuerdo con el portal de la Embajada y Consulados de Estados Unidos en México. 

Mencionó que este proyecto se trata de una sistemática violación a los derechos humanos de las y los mexicanos, por lo que no se quiere en Sonora y mucho menos en Guaymas, en donde todos los días hay sangre.

El legislador por el Partido del Trabajo dijo que es necesario que la alcaldesa explique por qué no funcionó el mando militar que se instauró en Guaymas desde agosto pasado, y por qué se quiere implementar tal iniciativa. 

“Nos preocupa que la alcaldesa Sara Valle reconozca públicamente que el poner un mando militar a la cabeza de seguridad pública no funcionó, y entonces si eso no está funcionando ¿Por qué traer ahora la iniciativa Mérida que solo ha generado violencia en el país? Exijo a la Presidenta Municipal que ya no experimente y que le apueste a la prevención, a la suma de todos, al respeto a los derechos humanos por que la violencia no resuelve nada”, señaló. 

Es necesario recordar que, en diciembre de 2008, México y Estados Unidos firmaron la primera Carta de Acuerdo sobre la Iniciativa Mérida, que tiene entre sus objetivos: Disminuir el poder de los grupos criminales mexicanos al capturar y encarcelar sistemáticamente a sus líderes; reducir las ganancias del tráfico de drogas mediante el decomiso de narcóticos; frenar el lavado de dinero y disminuir la producción de drogas. 

Sobre está iniciativa, el presidente Andrés Manuel López Obrado ha reconocido que no funcionó en México, y que en el país no se quería cooperación para el uso de la fuerza, sino cooperación para el desarrollo.