Inicio Economía El empleo informal se asienta en México

El empleo informal se asienta en México

En México, el término “informal” abarca un amplio abanico de oficios, de oferta de productos y servicios.

Pasearse por las calles de la capital, la inmensa metrópolis donde respiran más de 22 millones de personas, significa toparse con carritos de comida callejera que impiden el paso, con sus propietarios ofreciendo tacos, huaraches, sopes, chilaquiles, frutas con chile, frutos secos.

Hay vendedores de dulces, cigarros y refrescos, También gente con banderines verdes llamando a los coches a que carguen combustible en alguna gasolinera u ofreciendo un espacio en un aparcamiento de una ciudad donde estacionarse es una odisea. Están también las personas -principalmente de edad avanzada- que ayudan a cargar las bolsas en los supermercados o quienes extienden a los clientes una servilleta de papel en los baños de los restaurantes.

Para las autoridades mexicanas es gente que trabaja. Es decir, que aunque el empleo sea precario, mal pagado o incluso en muchos casos solo se reciban propinas, el sistema permite transmitir unas cifras de empleo más que óptimas tal y como está diseñado. No obstante, distan mucho de la realidad cotidiana.

Las estadísticas oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI) muestran que el desempleo en México llegó en marzo al 3,6%, comparable a Estados Unidos, que el mismo mes cerró con una tasa del 3,8%, según un informe del Departamento del Tesoro.